Post-ODM, Oportunidad de inaugurar una nueva era en el empoderamiento de la mujer

Octubre 8, 2014 - Octubre 10, 2014

De izquierda a derecha: Fessi, Imtiaz, Radwan y Veberyte posan para una foto fuera el Palacio Presidencial en Vilnius.Vilnius, Lituania – Llegado el 30 de noviembre de 2014, el mundo tendrá menos de 400 días para alcanzar los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de las Naciones Unidas  que fueron adoptados para resolver los problemas más grandes del mundo: erradicar la pobreza extrema y el hambre, lograr la enseñanza primaria universal , promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir enfermedades como el VIH/SIDA y la malaria, garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y establecer una asociación mundial para el desarrollo.

Si bien el progreso varía según el país y el objetivo, es cada vez más claro que aunque se han logrado avances, el mundo está lejos de acabar con los problemas agobiantes que enfrenta la mayoría de la población mundial. Este hecho es cierto respecto al tema de la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer. Con un poco más de un año hasta el cumplimiento de la fecha límite establecida por Naciones Unidas, el mundo enfrentará la realidad de lo mucho que todavía queda por recorrer hasta que se alcance el objetivo final.

Erika Veberyte, directora de la RMD, tuvo la oportunidad de compartir sus puntos de vista sobre la importancia de garantizar que la agenda para el empoderamiento de la mujer después de la fecha límite de los ODM sea enfocada con más eficacia, al moderar el panel de apertura de evento "Empoderamiento de la Mujer en el Proceso de Desarrollo: Los Desafíos Más allá del 2015", realizado en Vilnius, Lituania.

El evento, celebrado del 8 al 10 de octubre, reunió a líderes y organizaciones no gubernamentales mundiales para analizar una vía que asegure que la meta de la equidad de género que se encuentra entre los ODM se mantenga y que se convierta en un enfoque fundamental más allá de la fecha límite.

En su alocución, Veberyte señaló que la igualdad de género es un objetivo en sí mismo, pero también es un medio para lograr el éxito en otros sectores, y en última instancia, para lograr el desarrollo sostenible. Haciendo eco de las declaraciones de María Leissner, Secretaria General de la Comunidad de Democracias, Veberyte señaló: "Es importante promover [la igualdad de género] y también incorporarla en los próximos pasos de la agenda post-ODM para asegurar que nuestras palabras se transformen en acciones".

Los organizadores del encuentro de dos días, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Lituania y el Centro de Estudios de Europa del Este, atrajeron a más de 150 participantes que analizaron en cinco paneles los posibles enfoques para lograr el objetivo de la igualdad de género. Con el fin de tener una conversación significativa y orientada a la acción, se pidió a las instituciones socias, incluyendo la RMD, el Consejo Nórdico de Ministros, la Comunidad de Democracias, el Centro de Avance de la Igualdad de Género, el Centro de Estudios de Género de la Universidad de Vilnius y el Centro Internacional Liberal Sueco, que invitaran a representantes prominentes dentro sus propias redes para contribuir a la conversación como panelistas y participantes.

La RMD invitó a sus integrantes de larga data Semia Melki Fessi de Túnez, Sameena Imtiaz de Pakistán y Mohamad Fares Radwan de Siria, quienes compartieron sus puntos de vista personales sobre los retos y oportunidades de la igualdad de género en sus países.

Fessi habló sobre el tema del liderazgo de la mujer para el desarrollo democrático, compartiendo su perspectiva como activista política y líder del nuevo Partido Democrático Social de Túnez. En representación de la Coalición Nacional de la Revolución Siria y de las Fuerzas de Oposición, Radwan se refirió la lucha contra el maltrato, la violencia y las prácticas nocivas en razón de género. Por último, Imtiaz, quien es Directora Ejecutiva de la Fundación de Educación para la Paz y el Desarrollo en Pakistán, ofreció sus perspectivas en dos paneles interactivos, uno sobre cómo beneficiarse de las redes sociales y otro sobre las posibles perspectivas de una nueva agenda post-2015.

Uno de los momentos más memorables de la conferencia ocurrió precisamente mientras Imtiaz hablaba sobre la situación de las mujeres y niñas en Pakistán. Fue en ese momento cuando la moderadora Annette Young, del canal de televisión Francia 24, anunciaba la noticia de que la joven activista paquistaní Malala Yousafzai había sido galardonada con el Premio Nobel de la Paz 2014. Ese hecho fue interpretado como un reconocimiento de la importancia de los derechos de las mujeres, especialmente en países donde a menudo se niega a las mujeres y niñas acceso a determinados servicios, como la educación, sólo debido a su género.